«La bodega que lleva mi nombre es el primer proyecto independiente que puse en marcha, una vez adquirida cierta experiencia en las bodegas, entonces familiares, Castell del Remei y Cérvoles. Fue en 2003 cuando emprendí esta aventura estableciéndome en la comarca de Les Garrigues. Mi objetivo era elaborar vinos con carácter que reflejaran la expresión del territorio, implementando mi propia filosofía vinícola y sacando partido al conocimiento acumulado sobre la D.O. Costers del Segre. Unos años más tarde, me dedico a consolidar mi estilo basado en priorizar el trabajo en la viña y en la enología de precisión, que se nutren del esfuerzo y de la pasión. Si se me permite, quiero seguir manteniendo e incrementando el prestigio de mis vinos».

Tomàs Cusiné, viñador